Los Rack industriales  son de los sistemas más idóneos para el almacenamiento de cargas paletizadas de múltiples referencias. Este sistema se caracteriza por ser selectivo es decir permite el acceso inmediato a todas las unidades de carga lo que favorece en muchos aspectos.

También es importante saber sus medidas y capacidad de carga y saber así que es el sistema de almacenamiento más adecuado para tu bodega.

Dura-Rack te ofrece el siguiente rack industrial:

  • Sistema de armado totalmente sin tornillos
  • Especialmente diseñado para carga pesada
  • 4 niveles de piso de parrilla cromada
  • En caja, listos para armar.

 

Medidas:

  • Capacidad: X nivel: 385 Kgs/850 Lbs.
  • Total: 1,540 Kgs/ 3,400 Lbs.
  • Ancho: 2.00 Mts.
  • Altura: 1,80 Mts.
  • Profundidad:60 Mts.

 

El 70% de la decisión de compra se da cuando el cliente se encuentra frente al producto. De las estrategias que se desarrollen en la góndola, dependerá el éxito de la venta.

Proveedores, canales y expertos coinciden en las puntas de góndolas y las cajas son los lugares que más generan impulso, por lo que son las áreas más deseadas.

 

Las estrategias de mercadeo de productos de consumo se han enfocado tradicionalmente en realizar impresionantes campañas publicitarias para lograr que los consumidores muevan sus pies y se dirijan a las tiendas a comprar. Pero, una vez en la tienda, ante tantas opciones, ¿qué garantiza que la decisión de compra no se desvíe? Solo una estrategia complementaria que impulse a mover las manos en la góndola lo puede lograr, pues diversos estudios sugieren, el 70% de las decisiones de compra se realizan en el punto de venta.

Para ello, es necesario entender que el consumidor, tan pronto pisa la tienda, cambia de faceta y se convierte en comprador, un individuo que toma decisiones dependiendo del precio, de cómo están exhibidos los productos y de otras opciones sustitutas o complementarias que encuentre. La presentación visualmente atractiva de los productos, la ubicación de estos en las estanterías, y estrategias adicionales que van más allá de la acomodación, como degustaciones y promociones, deben reflejar entonces este entendimiento para que los esfuerzos invertidos en publicidad no se pierdan y, de tal manera, llegar al consumidor de una manera más eficaz.

El buen entendimiento entre proveedores y canales es la clave, pues de sus negociaciones va a depender que las estrategias implementadas sean las adecuadas para aumentar el nivel de ventas y que, en últimas, sea el comprador el más beneficiado.

Influenciando la decisión de compra 

Después de entender cómo el comprador toma sus decisiones, los canales de distribución deben identificar las categorías óptimas a implementar en cada una de las góndolas, como desayunos o aseo personal, para facilitar así el proceso de compra e incentivar la escogencia de otros productos adicionales a los programados previamente.

Luego viene la ubicación de los productos en las estanterías. Arriba, abajo, en el medio o en la punta, el lugar donde se pongan los productos hace la diferencia; sobre todo, para los productos que no están en el top of mind de los consumidores. Esta ubicación va a depender de un equilibrio entre la utilidad que genere el producto para el canal de distribución, su nivel de ventas y la estrategia de categoría a desarrollar, según la lectura que se hace de los compradores.
Si bien quienes deciden la ubicación de los productos en la góndola son los supermercados y tiendas, también los proveedores tienen la oportunidad para dar recomendaciones de cuál sería la manera más óptima de manejar una determinada categoría o la posición de los productos. Si estas recomendaciones son contundentes, el proveedor comienza a mostrar liderazgo y puede negociar mejor sus espacios.

Por otro lado, los canales de distribución generalmente le dan las puntas y el medio de la estantería, los lugares más atractivos de la góndola, al que más vende, siendo esto una decisión equivocada. Es mucho más estratégico poner en esas áreas aquellos productos que no son tan famosos para promoverlos, así como los que dan más rentabilidad. Lo que más se vende ya es un hábito en las personas y lo van seguir comprando, no importa dónde se ubique.

En este sentido, las marcas que presentan menores niveles de preferencia deben buscar romper con los hábitos de compra. La forma más convencional de hacerlo, según explica, es con góndolas secundarias o, como reducciones en precio y extra contenidos. Esto llama la atención del comprador y se tiene una mayor posibilidad de que este efectivamente compre. Por su parte, también puede utilizar estrategias para buscar generar un mayor tráfico en categorías en donde los niveles de rotación y ventas son bajos. Esto se logra con ajustes en el plano de la tienda, cambios en la iluminación o ajustes sobre el diseño de góndolas.

El impulso 

En los supermercados se encuentra que los compradores se toman de 30 a 60 minutos en su acto de compra y que 30% de sus compras son por impulso. En otros formatos más pequeños, como las tiendas, el comprador permanece de 2 a 3 minutos y la compra de impulso puede ser hasta de un 70%. Por esta razón, es fundamental encontrar aquellos puntos donde las marcas puedan aprovechar este comportamiento.

Proveedores, canales y expertos coinciden en que las puntas de góndola y las cajas son los lugares que más generan impulso, por lo que son las áreas más deseadas. Productos nuevos o con mejoras y productos de baja frecuencia en consumo, como pilas y máquinas de afeitar, son los más aptos para hacer una estrategia de impulso.

Comprador y consumidor son distintos 

Que una marca llegue eficazmente a un comprador no es tan evidente, dada la cantidad de opciones que bombardean a este una vez llega al punto de venta; sobre todo, si se tiene en cuenta que muchas veces no hay una preconcepción de lo que se quiere, pues el producto que se busca puede no ser para su propio consumo, sino para el de alguien más. Este es el caso de las empleadas domésticas o de las mamás que compran productos para todos los miembros de la familia. Por esta razón, se vuelve indispensable entender que consumidor y comprador son dos sujetos diferentes y, aunque las estrategias de mercadeo encaminadas a cautivar su atención deben estar alineadas, son distintas. La primera busca motivar el eventual uso del producto y, la segunda, la compra al instante. La góndola debe reflejar entonces este entendimiento para lograr el efecto deseado.

Es de suma importancia conocer los diferentes tipos de estanterías que se pueden utilizar en la industria y el comercio para el manejo, control y almacenamiento adecuados de la mercancía y los productos, sin embargo, hay otro aspecto fundamental que se debe siempre tener en mente al momento de diseñar un almacén, manejar los diferentes paquetes y elementos con los que se cuenta en él y seleccionar los racks para almacenaje ideales para satisfacer las necesidades de la empresa. Este aspecto es el tipo de carga que se maneja en el almacén, depósito o bodega.

Es imprescindible tomar en cuenta el tipo de mercancía a manejarse en el almacén, pues cada producto, cada carga y su respectivo método de manejo y empaquetamiento requiere un tratamiento diferente, para lo cual resulta fundamental contar con estructuras, maquinaria, estanterías y espacios adecuados para ello.

Cuando se considera este aspecto al momento de equipar un almacén, el resultado suele ser sumamente positivo, ya que la manipulación de la mercancía se lleva a cabo de la manera ideal, pues se cuenta con las herramientas necesarias para ello, además de contar con los procedimientos y protocolos ideales para el tratamiento de la carga, lo cual incrementa de manera considerable la eficiencia del trabajo, la rapidez y agilidad de las tareas, facilita el control e inventario de la mercancía y todo esto en conjunto resulta en el gran beneficio económico que implica la reducción de los costos de almacenamiento, manipulación y entrega de mercancía.

Desde luego, en caso contrario, cuando se lleva a cabo un proceso de diseño y estructura del almacén y sus estanterías en el que no se contemplan los tipos de carga, el resultado puede provocar la necesidad de realizar adecuaciones para poder realizar las tareas con una calidad mínima, lo cual puede resultar en pérdida de tiempo, esfuerzo y, por supuesto, dinero.

Como suele suceder con muchos otros objetos, productos o cosas, existen diferentes formas de clasificar la mercancía, clasificaciones y tipologías que a continuación se abordan.

 

Según su volumen

Con base en el volumen de la mercancía, es posible clasificarla en los siguientes tipos:

Cargas pequeñas. Como su nombre lo indica, este tipo de cargas son de poco volumen, bastante ligeras y fáciles de manipular debido a su tamaño, razón por la que el personal maneja estas cargas, que suelen encontrarse en pequeñas cajas, de forma manual y los racks para almacenaje utilizados son también compactos, aunque resistentes y en ocasiones especializados.

 

Cargas medianas. Son cargas con un peso que no suele superar los 10 kilogramos, con un volumen lo suficientemente cómodo para poder ser manipuladas de forma manual por los trabajadores y clientes y que suelen encontrarse también en cajas, garrafones o paquetes.

Cargas paletizadas. Este tipo de carga entra en esta categoría ya que el pallet o tarima es un elemento que incrementa el volumen de la mercancía, además de ser necesario para su manejo, pues debido a la forma o composición de algunos productos, de otra forma difícilmente podrían ser manejados dentro del almacén. Es necesario mencionar que el volumen de este tipo de cargas es indeterminado, puede ser variable, de mediano a muy grande, dependiendo del tipo de producto que se trate.

Cargas grandes. Son cargas de gran tamaño, peso y dimensiones, características que obligan a los usuarios a manejarlas con maquinaria especializada, ya que de otra manera sería prácticamente imposible, además de que estas cualidades también pueden imposibilitar en cierta medida su apilamiento.

Cargas muy grandes. Puede tratarse de un conjunto de cargas que se unen o apilan para formar una sola carga o de una sola unidad de gran tamaño y peso. En cualquier caso, se trata de mercancía que requiere de medios especiales para su manipulación, transporte y almacenamiento.

Adicional a estos 5 tipos de cargas, es necesario indicar que hay cargas con volumen o dimensiones especiales (demasiado grandes), sobre todo cargas que se fabrican de manera específica para algunos sectores y que por ello no requieren un sistema específico de almacenamiento, pues se entregan de forma directa al cliente, pero es necesario saber que existen.

Según su peso

Esta clasificación es sumamente sencilla, pues cuenta con cuatro tipos de cargas que se determinan según su rango de peso: cargas ligeras (de 0 a 5 kilogramos); cargas medias (de más de 5 y hasta 25 kilogramos); cargas pesadas (de más de 25 y hasta una tonelada); cargas muy pesadas (más de una tonelada). Conocer el tipo de carga según su peso es fundamental para determinar el nivel de resistencia y capacidad de carga de los racks para almacenaje del lugar.

Según su facilidad de apilamiento

Sin importar la dimensión de la mercancía, con base en este criterio hay dos tipos: cargas sencillas y cargas apilables. El primer tipo de mercancía es aquel que permite su depósito y manejo en los estantes de manera individual, pero sin la posibilidad de su apilamiento; el segundo tipo es aquel que por su estructura o forma de empaquetamiento permite que una unidad se apile sobre otra y así sucesivamente.

Según el lote

Esta clasificación se basa en la cantidad de unidades que se tiene por paquete o tarima, el cual es denominado como lote. Hay lotes de 3, 6, 12, 24 o hasta de cientos e incluso miles de unidades, dependiendo del tipo de producto.

Por ejemplo, las cajas de vino o cerveza suelen contener entre 9 y 12 botellas de líquido y las tarimas contienen entre 8 y 27 cajas, al igual que sucede con la leche, el aceite o el agua. Por su parte, productos como azulejo, teja o baldosas, suelen estar contenidos por metros cuadrados, por lo que puede haber cajas desde 9 y hasta 100 piezas del producto y tarimas o pallets con 27 o más cajas.

En algunos casos incluso se pueden considerar lotes de una unidad, cuando se trata de artículos grandes como refrigeradores o lavadoras, por ejemplo. Debido a la gran variedad de productos en el mercado, las clasificaciones por lote dependen prácticamente del tipo de empresa y almacén que se trate y sobre todo de la mercancía que se maneja.

Según el nivel de resistencia o fragilidad

En este caso, se pueden encontrar tres tipos de carga: Ligera, resistente y frágil.

La carga ligera es aquella que permite el apilamiento de la mercancía pero solo hasta cierto punto, pues si se supera su límite, la mercancía podría colapsar o verse dañada. Un claro ejemplo de esto son las cajas de leche. La carga resistente es aquella que puede soportar cualquier tipo de manejo y trato, sin peligro de que se dañe, rompa o deteriore, además de permitir su apilamiento sin restricciones.

En contraparte, la carga frágil es aquella que requiere un trato sumamente delicado y cuidadoso, no permite el apilamiento y debe manejarse de manera individual, pues de lo contrario podría verse dañada o rota. Un claro ejemplo de este tipo de carga es cualquier producto de cristal.

Estas cinco clasificaciones de las cargas que se pueden manejar en un almacén son las principales y su conocimiento es imprescindible para poder determinar el tipo de estanterías que resulta mucho más conveniente para el manejo de la mercancía y los productos que se manejan en el almacén, así como el sistema utilizado para su control y distribución.

Puede parecer un poco complejo realizar un análisis sobre el tipo o tipos de carga que se manejan, pero es fundamental para tener el mejor control en el almacén y una mayor productividad.

En 2008, la empresa Industrias Panavisión ve la creciente necesidad que tienen las empresas en optimizar el rendimiento del espacio y el orden de sus bodegas. De esta forma nace la empresa DURA-RACK, la cual adopta el eslogan:

“Porque nos importa tu espacio”

Focalizando el trabajo para que puedas aprovechar al máximo cada metro cúbico de tu bodega, incluso ahorrarte dinero al ocupar o rentar una menor cantidad de metros cuadrados. Además de tener el mejor precio y un producto de calidad, cuentan con inventario para entregas inmediatas. Por estas razones y por nuestra confiable asesoría, son la mejor opción para la realización de tus proyectos.

 

Cuentan con los siguientes productos:

  • Rack Liviano
  • Rack Industrial
  • Rack Cromado
  • Góndolas
  • Rack de Carga Media y Pesada.

 

Ofreciendo la mejor calidad en cada uno de sus productos y teniendo la experiencia de haber trabajado con múltiples proyectos para empresas, por esas y muchas razones más recomiendo Dura-Rack.

En el caso de un punto de venta cosas como incrementar la rentabilidad del establecimiento, además de hacer que tenga un flujo de tráfico significativo a lo largo del año especialmente en temporadas que permitan aumentarlo todavía más, son aspectos que, junto con generar una experiencia memorable a partir de usar estímulos para influir sobre el comportamiento de los compradores, deben ser muy tenidos en cuenta.

Sin embargo a menos que se haga uso del visual merchandising y se tengan en cuenta algunos aspectos que resultan claves en relación a este tema, se podrán conseguir tales cosas.

Teniendo en cuenta que muchos negocios con puntos de venta físicos pueden no ser plenamente conscientes de la importancia del visual merchandising, o realizar la exhibición de los productos sin tener muy claros bajo qué criterios pueden realizar esto de modo que se genere una buena experiencia al cliente que al tiempo se traduzca en mejores ventas, a continuación damos algunas recomendaciones para mejorar el impacto de su tienda y hacer que más allá de lucir bonito haga sonar la caja registradora.

Defina entorno a qué desea que gire la decoración de la tienda 

Aunque es imposible darle a todo el mismo nivel de visibilidad, muchas personas pueden caer en el error de querer hacer que todos los productos destaquen en igual forma. Sin embargo nada puede resultar más fastidioso para un potencial comprador que ver estantes atiborrados de producto y que no estén ordenados con base en un criterio a partir del cual se defina el diseño o lay out del establecimiento. En este sentido es necesario que la forma como se disponga y ordene la tienda, además de ser coherente con los valores de la marca y su posicionamiento, cuente una historia o refleje algo en concreto que le queramos contar a quienes visiten el local.

Bien sea que esto sea mostrar los productos que más van de acuerdo a una temporada, o elegir un motivo para con base en él ordenar la tienda, necesariamente esto implicará dar mayor visibilidad a ciertos artículos (aquellos que más relación tengan con esto), y una menor notoriedad para los que estén menos familiarizados. No obstante esto es lo que permitirá dar una mayor claridad y atractivo a la exhibición desde la perspectiva visual del cliente, lo que al mismo tiempo facilitará comunicar un mensaje específico en lugar de muchas cosas al mismo tiempo que al final pueden terminar confundiéndolo y fastidiándolo.

Realice cambios en la exhibición al menos una vez al mes

Como bien dice Lina Gonzalez, gerente de visual merchandising para Adidas Colombia en esta entrevista que le realizamos el año pasado: “Es mejor estar rotando al cliente constantemente, a tratar de comunicarle cuatro o cinco cosas al mismo tiempo porque al final no se va a llevar nada”. En otras palabras; una de las principales razones para hacer visual merchandising es estar creando novedades de forma permanente para que así la gente siempre tenga un motivo para visitar nuestra tienda.
Sin embargo esto difícilmente puede lograrse si de entrada son muchas las cosas que queremos contarle a las personas (no existe algo en concreto que se quiera resaltar), y si la exhibición de los productos permanece más bien estática por mucho tiempo y a los ojos del cliente no presenta cambios significativos.
Sin importar que se trate de una empresa en la que con cierta frecuencia están llegando nuevos productos al almacén o en la que por el contrario esto ocurre de forma muy esporádica, el realizar cambios en la exhibición y decoración de las tiendas siempre hará que las personas vean como nuevos productos que siempre habían estado exhibidos pero de los cuales nunca se habían percatado, y más importante aún; hacer que estas siempre tengan una razón para visitarla y se sientan atraídos por los cambios que perciben a nivel visual.

Sea coherente

En la misma línea de lo que hemos venido hablando hasta el momento, es necesario que exista coherencia no sólo entre lo que como marca decimos en la comunicación y la experiencia que brindamos en el punto, también, es importante que por ejemplo la exhibición que se tenga en vitrina la respaldemos al interior de la tienda haciendo que sea fácil de encontrar para la gente en la zona caliente del establecimiento (algo sobre lo que hablaremos más adelante), así como evitar por ejemplo que un lanzamiento coincida con una oferta dentro del punto ya que esto último puede restarle importancia a lo primero y prácticamente echarlo a perder con todo lo que ello puede significar.
De acuerdo con lo anterior hay que tratar siempre de enfocarse en un sólo mensaje y evitar que cualquier acción dentro del punto la pueda opacar.

Haga que los clientes recorran la tienda para encontrar lo que necesitan

Una práctica común en lo que se refiere a visual merchandising consiste en ubicar los productos que más compra la gente en el lugar más recóndito o aquel que les suponga hacer el mayor desplazamiento. Esto con el fin de que vean y se percaten de otros artículos distintos de aquellos que usualmente compran y se animen a llevarlos. Sin embargo sabiendo que las personas rápidamente se dan cuenta en qué sección se encuentra aquel producto que más necesitan, con frecuencia es necesario cambiar la ruta y confundirlo en el buen sentido para que no deje de estar expuesto a otros productos que podrían interesarle.

Determine cuál es el punto caliente de su local

Anteriormente decíamos que el punto caliente; aquel que presenta una mayor rotación dentro del punto y que generalmente es esa sección por donde circula un mayor número de personas, debe respaldar aquello que esté exhibido en la vitrina. Si bien para tener una noción de cuál es este observar cómo es el comportamiento de los compradores en la tienda es importante, es necesario contrastar esto con las ventas de cada sección dado que podríamos caer en el error de pensar por ejemplo que por flujo de gente el punto caliente está a la entrada del establecimiento cuando en realidad las ventas podrían indicar que este en realidad se encuentra en otro lugar de la tienda.

El visual merchandising, una técnica que puede ayudarle a hacer la diferencia

Sin dejar de lado otros aspectos fundamentales en relación a este tema y que ejercen una alta influencia dentro de la experiencia del cliente como es el caso de los olores, los sonidos, la iluminación o los mismos empleados por ejemplo, y sin olvidar la importancia de la venta cruzada, que en el caso de las tiendas generalmente tiene lugar en el punto de pago que es donde se ofrecen productos complementarios o accesorios que pueden ayudar a incrementar la transacción promedio y generar compra por impulso (teniendo en cuenta que muchas veces pueden tener un precio inferior al del resto de productos que se ofrecen en el punto), es necesario que las empresas que cuenten con puntos de venta físicos vean el visual merchandising como una forma de hacer la diferencia. Considerando que los productos tienden cada vez más a estandarizarse y a parecerse más entre sí, mediante una buena práctica de esta técnica no sólo pueden generar un impacto positivo en las ventas y mejorar la rentabilidad de las tiendas, sino también, crear experiencias de compra memorables a través de diferentes estímulos que pueden generar y controlar con el fin de ofrecer una experiencia de compra que haga que la gente vuelva y les ayude a marcar la diferencia en relación a sus competidores.

Los almacenes, tanto en grandes o pequeños espacios, deben presentar condiciones idóneas, no sólo en las zonas transitables como pasillos que tienen que estar siempre libres de obstáculos, sino también en el sistema de colocación o apilado de productos en los que hay que tener en cuenta la seguridad, y posibilidad de disponer siempre primero de forma fácil de aquellos con vencimiento o caducidad más próxima, a la vez, que es vital adecuada limpieza de estanterías y resto de superficies en general. La calidad de un producto depende también en gran medida de la higiene y limpieza tanto en su procesamiento, como en su posterior almacenamiento y traslados.

Por qué es importante realizar un buen mantenimiento de limpieza de los almacenes

En los almacenes de las empresas se suele acumular una gran cantidad de productos en stock, que dependiendo de su naturaleza, pueden contener elementos químicos inestables, ser perecederos, frágiles, pesados, inflamables, y un sinfín más de atributos, que obligan a usuarios y responsables, a prestar una particular atención, para evitar su deterioro y con ello la depreciación de su valor.

  • La función del orden y limpieza de almacenes, ayuda a mantener la mercancía en condiciones óptimas. Donde existe una continua limpieza, se produce un movimiento de mercancía más eficaz ya que ayuda a organizar todo de tal modo que siempre se colocarán los productos en la posición más idónea para su almacenamiento y manipulación.
  • Es relativamente frecuente, que al realizar los operarios movimientos y manipulación de determinadas mercancías, se produzcan caídas de las mismas con rotura de envases y vertido de su contenido, que dependiendo de su naturaleza y composición, puede originar accidentes por intoxicación, caídas, combustión, o incluso explosión. En estos casos cada departamento de almacenamiento de las empresas, según el tipo de actividad y productos que manejen, debe de tener un protocolo de limpiezaconcreta, que incluya acciones inmediatas, cuya finalidad es salvaguardar la seguridad de la plantilla e instalaciones.

 

  • Por otro lado, el orden y limpieza en almacenes, ayuda a mantener la mercancía en condiciones óptimas evitando la aparición de polvo y telarañas que como mínimo deteriorarán el aspecto de los productos, y en el peor de los casos favorecen la aparición de plagas de insectos o roedores que pueden:
  1. Deteriorar los envases, embalajes, contenedores o bidones, echando a perder los productos o materias primas.
  2. Ser un peligro potencial a la hora de la manipulación por parte de los operarios por las enfermedades que trasmiten.
  3. Provocar el desplazamiento y caída de envases con contenidos inestables o inflamables, en el caso de grandes roedores.
  4. Expandir la plaga que viaja en el interior de embalajes de la mercancía, a un gran número de puntos de entrega.

 

Como ves, existen razones de peso para considerar la importancia que tiene la limpieza de almacenes, dentro del espacio general de cada empresa, y que se resume en cuatro razones fundamentales:

  • La limpieza de almacenesdentro de la limpieza industrial, mejora la eficacia en la producción.
  • El orden y la limpieza de almacenes, aumenta la seguridad de operarios e instalaciones.
  • Una eficaz limpieza de almacenes, ayuda a evitar el deterioro de los stocks, evitando pérdidas innecesarias.
  • Incluir la limpieza de almacenesdentro del programa general de mantenimiento de todas las instalaciones de un negocio, mejora la imagen de las empresas.

 

Información básica para realizar la limpieza de almacenes

Ahora que ya tienes perfectamente clara la importancia de mantener una adecuada limpieza de almacenes, vamos a ver aspectos básicos y objetivos a la hora de hacer este trabajo.

 

El objetivo general será eliminar la suciedad general producida tanto por el polvo, como por cualquier otro tipo de agentes, desinfectando incluso en profundidad, si resulta necesario, a la vez que se mantiene un tratamiento periódico para el control de plagas.

 

Otro objetivo muy importante y previo al comienzo de acciones concretas en la limpieza de almacenes, es la retirada de restos de embalajes que habitualmente quedan abandonados por las prisas que habitualmente se generan en la actividad, y que se traducen en obstáculos que actúan entorpeciendo la accesibilidad a estanterías y dificultando el tránsito por los pasillos.

 

  • Tratamientos de suelos en la limpieza de almacenes.

Normalmente las mercancías acumuladas más cerca del suelo, suelen estar apiladas en pallets, por lo que habrá que contar con alguna forma de desplazamiento mecanizado en zonas ocupadas, para poder realizar de forma rápida y eficaz la limpieza de toda la superficie, aunque lo más habitual es fijar el horario en función de los tiempos en que los almacenes están menos ocupados.

La limpieza de suelos en grandes espacios se realiza con máquinas fregadoras que incorporan rodillos con accesorios para el barrido y fregado con productos, y que pueden ser dirigidas o con conductor sentado, maquinaria que agiliza la tarea a la vez que se obtienen los mejores resultados.

La cartelería y señalización a la hora de hacer la limpieza de grandes espacios de almacenamiento con un elevado número de pasillos es indispensable, para garantizar, primero la seguridad del personal, y segundo unos buenos resultados, al no interferir la actividad de los operarios de limpieza en la del resto de trabajadores.

 

  • En espacios reducidos, se puede realizar un aspirado y fregado con maquinariaprofesional, que garantice una limpieza total de toda la superficie, incluidas las zonas de más difícil acceso.
  • Cuando las superficies de los suelos necesiten un tratamiento más específico, se preverá con tiempo el vaciado total de mercancías antes de utilizar el procedimiento más adecuado.

Las estanterías industriales, en sus diversos tipos, son la mejor opción para el almacenamiento en todas las industrias. Gracias a sus diseños y materiales pueden soportar objetos de gran volumen con un gran peso, pero cuando se usa una estantería industrial no se debe sobrepasar su capacidad, de lo contrario podría desplomarse y causar daños materiales y lesionar al personal que se encuentra cerca.

En esta ocasión les vamos a hablar sobre cómo calcular la capacidad de carga de las estanterías industriales.

Para los almacenes industriales es necesario un sistema para poder almacenar los productos de manera ordenada, que soporte los pesados productos y que permita el acceso o la rotación de los artículos de manera fácil y rápida. Las estanterías para pallets o las de racks selectivos son la solución más popular.

Estas estanterías se fabrican generalmente de acero u otros metales y están conformadas principalmente por pares de largueros en altura, elementos horizontales sobre los que se depositan las unidades de carga y por bastidores en longitud, elementos verticales sobre los que están montados los largueros y que transmiten las cargas y los esfuerzos de las unidades de carga al suelo.

Estos elementos conforman una estructura porticada, tanto en altura como en sentido longitudinal. A partir de las estructuras básicas de las estanterías industriales se sebe determinar la capacidad de carga de almacenaje, es decir el peso máximo permitido por unidad de carga. Otras variables que se deben tomar en cuenta para calcular la capacidad son las siguientes:

 

  • Geometría y características de los perfiles empleados. Los fabricantes de estanterías metálicas para uso industrial tienen una gama de perfiles muy amplia, tanto para los bastidores verticales como para los largueros horizontales. Los perfiles pueden variar en forma, dimensiones, espesor del acero y el tipo de acero empleado. Según la combinación de estas variables será la capacidad de carga de la estructura.
  • Separación entre niveles de carga en altura y carga por nivel. La capacidad de carga también se ve influida por la capacidad final de la estructura, es decir el modo en que se combinen los elementos principales. Por ejemplo, la separación en altura de los niveles de carga (determinada por los largueros), también denominada longitud de pandeo, que es más importante en los niveles inferiores. A mayor separación entre niveles de carga menor capacidad de carga general. Por lo general, la separación entre niveles de carga se determina por la altura de las unidades de carga que se van a almacenar, y la altura del último nivel depende de las dimensiones de la nave o el espacio donde se encuentre la estantería y la máxima capacidad de elevación de la carretilla de carga que se utilice para colocar las unidades. La capacidad de carga de los largueros que conforman los niveles de carga viene determinada generalmente por las deformaciones máximas admisibles de los largueros.
  • Carga por módulo. Un módulo de estanterías industriales está definido por dos bastidores contiguos y los niveles de carga que se comprenden entre ellos. Una estantería con tres niveles de carga (además del suelo) diseñada para almacenar 3000 kilogramos en cada nivel, tiene una capacidad de carga por módulo de 9000 kilogramos (tres niveles por 3000 kilogramos cada uno). En función de los niveles, la separación en altura de los niveles y el número de módulos en longitud se selecciona el tipo de perfil necesario para la estantería. Además se debe contemplar la estabilidad de la estructura, por lo que hay que tener en cuenta la altura del último nivel de carga y la longitud total de la alineación de la estantería.
  • El uso de arriostrados verticales. La capacidad de carga son también función de los desplazamientos de la estantería. Una forma de disminuir los desplazamientos es utilizar arriostrados verticales y horizontales. De este modo se consigue incrementar las capacidades de carga teóricas de las estanterías. También se suelen usar para abaratar el precio de las estanterías, permitiendo el uso de perfiles más delgados o de aceros menos resistentes. Aunque la instalación de arriostrados tiene una desventaja, ya que obliga a que exista una constante vigilancia y mantenimiento de estos elementos para que funcionen correctamente y se mantenga la capacidad de carga de diseño, ya que con el uso de las estanterías suelen aflojarse.

 

A partir de estas variables se calcula la capacidad máxima de las estanterías, pero se recomienda usar como máximo un 90 por ciento de esta capacidad, para evitar que, a largo plazo, en especial en productos que se almacenan por varios meses, los elementos de la estantería se ven afectados por el peso y se deformen.

Las capacidades de cada estantería se deben colocar en la placa de características, que tiene que encontrarse en un lugar visible del almacén para que los trabajadores puedan consultarlas en cualquier momento. Entre la información que deben contener las placas están:

  • Separación en altura de los niveles.
  • Peso máximo de la unidad de carga.
  • Capacidad de carga máxima por nivel.
  • Capacidad de carga máxima por módulo.

Estas placas de características tienen que ser facilitadas por el proveedor o fabricante, y son el resumen de las características técnicas de la estantería.

Como pueden ver, la capacidad de carga de las estanterías industriales tiene múltiples variables y depende de estos factores, que combinados de una forma determinada pueden dar como resultado capacidades de carga diferentes. Basta con un cambio en alguno de los factores que mencionamos para aumentar o disminuir significativamente la capacidad de carga.

Por ello es necesario que se adquieran estanterías para su almacén que estén diseñados específicamente para cubrir con sus necesidades de almacenaje.

 

Esto lo pueden hacer con Dura-Rack, donde les brindamos soluciones y personalizadas en estanterías para sus industrias. Usamos los materiales de la más alta calidad y tecnología innovadora y patentada. Para solicitar una cotización para un proyecto de estanterías industriales contáctenos para brindarle más información.

Para cualquier tipo de negocio que tengas, donde se involucren productos físicos, necesitas un buen sistema de almacenaje, y una excelente administración de valores. Aplicando consejos sencillos como obtener tus respectivos racks selectivos o utilizando los más eficientes softwares de administración, puedes mejorar tus procesos de almacenaje, suministro y entrega de mercancías.

Si eres emprendedor, con más razón deberás prestar atención a los siguientes consejos. Si, por otro lado, llevas años en la industria, tu negocio continúa creciendo y en realidad tu expansión marcha muy bien pero al final del día observas que tu almacén es un desastre, podrías sacar provecho de este artículo

Pensarás que es muy molesto el tomar tiempo que no tienes para poner en orden esta pequeña área del negocio. Los clientes, proveedores, procesos de producción, finanzas y promoción son mucho más importantes ¿no?

Pero en realidad, el secreto en un negocio es prestar atención a todas las áreas involucradas, puesto que están muy interconectadas entre sí. Quizás algunas requieran más atención, y otras menos…pero nunca las abandones por completo.

Pues aunque no lo creas, el tener un almacenaje eficiente puede soportar el resto de los departamentos que necesitan más tiempo y esfuerzo. Un almacén puede llegar a hacer la diferencia entre pérdidas y ganancias.

Antes que nada, toma acción ya. No dejes que se te acumule la mercancía o el trabajo. Verás que si pones en práctica una administración inmediata, con el tiempo ya no regresarás a la procrastinación. No permitas que cuando lleguen las cajas, éstas se empujen hacia el rincón, o permanezcan embalados durante días (a menos que sea ese el procedimiento que se requiere). Al menos, asegúrate de que sean reconocidos en cuanto lleguen y sean etiquetados. Si la mercancía llega siempre el mismo día o a la misma hora, programa ya el recibimiento y haz espacio para documentarlo.

Si de plano no hay tiempo para hacerlo inmediatamente, al menos coloca los productos en algún sitio seguro como en los racks selectivos, y establece una fecha para determinar qué tipo de producto es el que se encuentra almacenado. Una vez que hayas podido reconocerlos, colócalos en su respectivo rack. No mezcles cajas aún sin revisar con las cajas que ya se han revisado. O bien, etiquetados apropiadamente.

Por supuesto, coloca los productos que más rápidos salen a la venta, en los racks selectivos más accesibles. Te darás cuenta que para eficientar tu proceso de selección es necesario llevar a cabo este acomodo. Mantén tus productos más vendidos cerca de la zona donde se recogen y envían los productos. Etiquetalos también.

Presta atención a las estadísticas. Analiza cómo estás distribuyendo tus productos y cómo estás llevando a cabo tus acciones. Si por lo general envías o sacas a vender artículos juntos ¿por qué no los colocas también juntos en el almacén? Seguramente en los datos recolectados encontrarás pistas que te ayudarán a eficientar las ventas y tiempos en general.

Mantén tus racks selectivos y el almacén completo limpio y libre de estorbos o barreras de tráfico. Ya no apiles las cajas en cualquier sitio porque pueden ser un estorbo para el paso. Además, pueden ser un elemento de riesgo para cualquiera. Si utilizas máquinas para bajar tus cajas, éstas deberán tener suficiente espacio para moverse entre los racks selectivos.

Mantén a tu equipo de trabajo motivado y alienta la retroalimentación. Recuerda que el recurso humano es el más importante dentro de cualquier organización. Ellos tienen el poder de optimizar tus procesos, tu negocio. Su velocidad o dedicación en la ejecución de varios procesos de almacén puede mejorar o romper la línea de trabajo. Pregúntales incluso detalles sobre cómo mejorar las operaciones ya que pasan la mayor parte de sus horas de vigilia en el almacén. Pasan más tiempo con sus productos que con sus familias, probablemente, imagina lo mucho que conocen tu área de extremo cuidado. Permite que se expresen libremente. Quizás no te guste escuchar lo que tienen que decir, pero toma sus comentarios muy en serio y además, pregunta soluciones. Confía en ellos.

También no vayas a olvidar continuar documentando absolutamente todas las acciones que se lleven a cabo en este sitio. Puedes obtener un software de administración de almacenaje. Hay varias opciones y son muy sencillas de utilizar. Si lo tuyo es más tradicional, entonces hazlo con libretas y después pásalo a digital. Pero no vayas a dejar de lado este importante detalle de documentación. Así puedes dar seguimiento al inventario. Si tus productos son muchos y constantemente se encuentran en movimiento, probablemente quieras optar por un sistema digital. Te lo recomendamos altamente.

Por último, piensa siempre en cómo algunos cambios pueden afectar altamente la optimización de tu sistema de almacenaje. Mantente siempre con el ojo abierto para ver qué cambios pueden ser mejores. Pregunta. Comunícate con tu equipo. Pon en práctica nuestros consejos y verás que en cuestión de poco tiempo tendrás una mejor organización y administración de tus productos.

A lo largo de nuestros años de experiencia, hemos constatado que las estanterías deben adaptarse a los diferentes usos y necesidades de los clientes, así como a los tamaños de los almacenes, ya que no todos son iguales, por lo que resulta indispensable variar en la serie de tamaños, diseños y distribuciones que se pueden elaborar en el mundo del diseño interior de estanterías. Una de las discrepancias más comunes de los almacenes tiende a ser el tamaño, cada uno de ellos requiriendo diversas técnicas para el tamaño y el diseño que optimice los resultados, porque a final de cuentas el almacenamiento es uno de los pilares centrales de una operación logística exitosa, así como de ahorro de costos.
Por otra parte, cuando organizamos adecuadamente la mercancía en los racks industriales, también garantizamos que nuestras cosas no sufran daños, además de tener rápido acceso a ellas, reduciendo el tiempo que generalmente invertimos buscando un elemento específico, sin mencionar el espacio que gana.

PAUTAS PARA OPTIMIZAR MI BODEGA

Para empezar, es primordial conocer muy bien el espacio con que contamos en la bodega, así como los objetos que se almacenarán. Cuando nuestros centros de distribución se inclinan más hacia los espacios pequeños, o incluso si buscamos aprovechar al máximo las áreas de trabajo más reducidas, las siguientes estrategias les podrán ayudar a optimizar estos espacios limitados:

  1. CUANDO TENEMOS UN ESPACIO MÁS ESTRICTO

Los almacenes más grandes pueden tener la libertad de ser más flexibles con el uso de sus espacios, por lo que pueden dedicar más espacio a ciertas áreas e incluso tener espacio no utilizado, sin embargo, cuando hablamos de almacenes pequeños no tenemos esa opción. Al momento de organizar o remodelar nuestro almacén, lo ideal es asegurarnos de establecer límites duros para cada zona, con la finalidad de sacar el mayor provecho del espacio y así evitar que las operaciones necesarias se congestionen.

 

 

  1. PRESTEMOS ATENCIÓN AL PESO: OBJETOS PESADOS ABAJO Y LIVIANOS ARRIBA DE LOS RACKS

Nuestros objetos deberán estar clasificados en grandes, medianos y pequeños, porque así nos permitiremos organizar la mercancía de un modo más eficiente, aprovechando cada centímetro de espacio. Cuando este paso ha sido liberado, entonces será más sencillo tener a consideración el peso de los objetos, aunque siempre teniendo en cuenta que su peso no depende de tamaño, es decir, que aunque tengamos un objeto grande y liviano, lo ideal es colocarlo encima y no debajo, ya que la forma correcta de organizar una bodega es bajo el lema: objetos pesados abajo y livianos arriba.

  1. VERIFICAR LOS ELEMENTOS DE CARGA: RACKS PARA BODEGAS Y CONTENEDORES

Los productos siempre deberán disponerse sobre elementos normalizados que resistan la carga depositada sin deformarse y que permitan el almacenado seguro sobre las estanterías.

Toda estantería o contenedor en mal estado deberá ser inmediatamente señalizado como deficiente, para después ser reparado o reemplazado, según sea el caso.

Es importante considerar que las unidades de carga utilizadas no deben sobrepasar los límites perimetrales, altura y peso máximo establecidos en el diseño de la instalación.

  1. PRIORIZAR EL MOVIMIENTO DEL INVENTARIO

Cuando tenemos un almacén pequeño también tendremos menos espacio para el almacenamiento del inventario; la mejor manera de hacer frente a las exigencias es hacer del movimiento de inventario una prioridad máxima, centrándonos en sacar lo primero al principio y lo último al final de nuestros racks metálicos, porque aunque podría sonar obvio, en muchas ocasiones se pasa por alto y al final no se saca el máximo provecho a las estanterías.

 

 

  1. POR ÚLTIMO: ¡EL PODER DE LA CREATIVIDAD!

Si actualmente están enfrentando la dificultad de espacio para su operación, no solo contamos con la opción de trasladarnos a una ciudad más grande o hacer millonarias inversiones para un nuevo almacén; también existen formas creativas para ganar espacio adicional. Podemos considerar añadir un altillo, porque al construir un entre suelo también proporcionaremos espacio adicional para la preparación de pedidos, el embalaje, despejando zonas y redestinándolas. Otra buena opción es utilizar el espacio sobre las puertas del muelle, porque generalmente se trata de un espacio que no se utiliza y es aquel que se genera sobre la puerta de los distintos muelles.

Priorizando los parámetros de seguridad, muchas bodegas que tienen problemas de espacio han logrado optimizarlo bajo distintos parámetros como los que les hemos compartido, procurando siempre tener un margen de seguridad. No olvidemos realizar un inventario constantemente para saber con qué contamos y así darle un valor total a toda nuestra mercancía.

Para las empresas es importante facilitar los movimientos y disminuir los tiempos dentro de los centros de distribución, principalmente para ajustar los costos de operación, así como aumentar la productividad y las ventas. Esto depende en gran medida del equipo con el que las empresas cuentan (racks industriales), donde se encuentra el área de oportunidad para maximizar el potencial del área donde se pretende almacenar la mercancía y lograr el valor agregado en ahorros por rentas de espacios y aumentos de mercancías.

Una forma de reducir costos es a través de la planeación y adquisición de equipos que administren y distribuyan la forma de almacenar de una manera más útil, para esto existen los racks industriales en muchas y muy diferentes aplicaciones.

Existen muchas variables y dependiendo de éstas se hace un estudio para determinar el sistema que más se adecúe al problema que se tenga actualmente. Algunas de las condiciones que pueden ayudar a la toma de decisión para adquirir estos equipos es el considerar aumentar la seguridad de la empresa, eliminar los errores en el surtido de orden, consolidar con mayor eficiencia los pedidos de los clientes, minimizar los daños a productos, reducir los inventarios y optimizar los espacios.

La toma de decisión para adquirir el sistema de almacenaje más adecuado (racks) no debe verse como el simple hecho de comprar fierros o un activo más, sino como la posibilidad de adquirir la solución más adecuada y que contribuya a la optimización del proceso de almacenamiento y a incrementar la rentabilidad de toda la cadena de abastecimiento de la empresa.