Las estanterías industriales, en sus diversos tipos, son la mejor opción para el almacenamiento en todas las industrias. Gracias a sus diseños y materiales pueden soportar objetos de gran volumen con un gran peso, pero cuando se usa una estantería industrial no se debe sobrepasar su capacidad, de lo contrario podría desplomarse y causar daños materiales y lesionar al personal que se encuentra cerca.

En esta ocasión les vamos a hablar sobre cómo calcular la capacidad de carga de las estanterías industriales.

Para los almacenes industriales es necesario un sistema para poder almacenar los productos de manera ordenada, que soporte los pesados productos y que permita el acceso o la rotación de los artículos de manera fácil y rápida. Las estanterías para pallets o las de racks selectivos son la solución más popular.

Estas estanterías se fabrican generalmente de acero u otros metales y están conformadas principalmente por pares de largueros en altura, elementos horizontales sobre los que se depositan las unidades de carga y por bastidores en longitud, elementos verticales sobre los que están montados los largueros y que transmiten las cargas y los esfuerzos de las unidades de carga al suelo.

Estos elementos conforman una estructura porticada, tanto en altura como en sentido longitudinal. A partir de las estructuras básicas de las estanterías industriales se sebe determinar la capacidad de carga de almacenaje, es decir el peso máximo permitido por unidad de carga. Otras variables que se deben tomar en cuenta para calcular la capacidad son las siguientes:

 

  • Geometría y características de los perfiles empleados. Los fabricantes de estanterías metálicas para uso industrial tienen una gama de perfiles muy amplia, tanto para los bastidores verticales como para los largueros horizontales. Los perfiles pueden variar en forma, dimensiones, espesor del acero y el tipo de acero empleado. Según la combinación de estas variables será la capacidad de carga de la estructura.
  • Separación entre niveles de carga en altura y carga por nivel. La capacidad de carga también se ve influida por la capacidad final de la estructura, es decir el modo en que se combinen los elementos principales. Por ejemplo, la separación en altura de los niveles de carga (determinada por los largueros), también denominada longitud de pandeo, que es más importante en los niveles inferiores. A mayor separación entre niveles de carga menor capacidad de carga general. Por lo general, la separación entre niveles de carga se determina por la altura de las unidades de carga que se van a almacenar, y la altura del último nivel depende de las dimensiones de la nave o el espacio donde se encuentre la estantería y la máxima capacidad de elevación de la carretilla de carga que se utilice para colocar las unidades. La capacidad de carga de los largueros que conforman los niveles de carga viene determinada generalmente por las deformaciones máximas admisibles de los largueros.
  • Carga por módulo. Un módulo de estanterías industriales está definido por dos bastidores contiguos y los niveles de carga que se comprenden entre ellos. Una estantería con tres niveles de carga (además del suelo) diseñada para almacenar 3000 kilogramos en cada nivel, tiene una capacidad de carga por módulo de 9000 kilogramos (tres niveles por 3000 kilogramos cada uno). En función de los niveles, la separación en altura de los niveles y el número de módulos en longitud se selecciona el tipo de perfil necesario para la estantería. Además se debe contemplar la estabilidad de la estructura, por lo que hay que tener en cuenta la altura del último nivel de carga y la longitud total de la alineación de la estantería.
  • El uso de arriostrados verticales. La capacidad de carga son también función de los desplazamientos de la estantería. Una forma de disminuir los desplazamientos es utilizar arriostrados verticales y horizontales. De este modo se consigue incrementar las capacidades de carga teóricas de las estanterías. También se suelen usar para abaratar el precio de las estanterías, permitiendo el uso de perfiles más delgados o de aceros menos resistentes. Aunque la instalación de arriostrados tiene una desventaja, ya que obliga a que exista una constante vigilancia y mantenimiento de estos elementos para que funcionen correctamente y se mantenga la capacidad de carga de diseño, ya que con el uso de las estanterías suelen aflojarse.

 

A partir de estas variables se calcula la capacidad máxima de las estanterías, pero se recomienda usar como máximo un 90 por ciento de esta capacidad, para evitar que, a largo plazo, en especial en productos que se almacenan por varios meses, los elementos de la estantería se ven afectados por el peso y se deformen.

Las capacidades de cada estantería se deben colocar en la placa de características, que tiene que encontrarse en un lugar visible del almacén para que los trabajadores puedan consultarlas en cualquier momento. Entre la información que deben contener las placas están:

  • Separación en altura de los niveles.
  • Peso máximo de la unidad de carga.
  • Capacidad de carga máxima por nivel.
  • Capacidad de carga máxima por módulo.

Estas placas de características tienen que ser facilitadas por el proveedor o fabricante, y son el resumen de las características técnicas de la estantería.

Como pueden ver, la capacidad de carga de las estanterías industriales tiene múltiples variables y depende de estos factores, que combinados de una forma determinada pueden dar como resultado capacidades de carga diferentes. Basta con un cambio en alguno de los factores que mencionamos para aumentar o disminuir significativamente la capacidad de carga.

Por ello es necesario que se adquieran estanterías para su almacén que estén diseñados específicamente para cubrir con sus necesidades de almacenaje.

 

Esto lo pueden hacer con Dura-Rack, donde les brindamos soluciones y personalizadas en estanterías para sus industrias. Usamos los materiales de la más alta calidad y tecnología innovadora y patentada. Para solicitar una cotización para un proyecto de estanterías industriales contáctenos para brindarle más información.

Para cualquier tipo de negocio que tengas, donde se involucren productos físicos, necesitas un buen sistema de almacenaje, y una excelente administración de valores. Aplicando consejos sencillos como obtener tus respectivos racks selectivos o utilizando los más eficientes softwares de administración, puedes mejorar tus procesos de almacenaje, suministro y entrega de mercancías.

Si eres emprendedor, con más razón deberás prestar atención a los siguientes consejos. Si, por otro lado, llevas años en la industria, tu negocio continúa creciendo y en realidad tu expansión marcha muy bien pero al final del día observas que tu almacén es un desastre, podrías sacar provecho de este artículo

Pensarás que es muy molesto el tomar tiempo que no tienes para poner en orden esta pequeña área del negocio. Los clientes, proveedores, procesos de producción, finanzas y promoción son mucho más importantes ¿no?

Pero en realidad, el secreto en un negocio es prestar atención a todas las áreas involucradas, puesto que están muy interconectadas entre sí. Quizás algunas requieran más atención, y otras menos…pero nunca las abandones por completo.

Pues aunque no lo creas, el tener un almacenaje eficiente puede soportar el resto de los departamentos que necesitan más tiempo y esfuerzo. Un almacén puede llegar a hacer la diferencia entre pérdidas y ganancias.

Antes que nada, toma acción ya. No dejes que se te acumule la mercancía o el trabajo. Verás que si pones en práctica una administración inmediata, con el tiempo ya no regresarás a la procrastinación. No permitas que cuando lleguen las cajas, éstas se empujen hacia el rincón, o permanezcan embalados durante días (a menos que sea ese el procedimiento que se requiere). Al menos, asegúrate de que sean reconocidos en cuanto lleguen y sean etiquetados. Si la mercancía llega siempre el mismo día o a la misma hora, programa ya el recibimiento y haz espacio para documentarlo.

Si de plano no hay tiempo para hacerlo inmediatamente, al menos coloca los productos en algún sitio seguro como en los racks selectivos, y establece una fecha para determinar qué tipo de producto es el que se encuentra almacenado. Una vez que hayas podido reconocerlos, colócalos en su respectivo rack. No mezcles cajas aún sin revisar con las cajas que ya se han revisado. O bien, etiquetados apropiadamente.

Por supuesto, coloca los productos que más rápidos salen a la venta, en los racks selectivos más accesibles. Te darás cuenta que para eficientar tu proceso de selección es necesario llevar a cabo este acomodo. Mantén tus productos más vendidos cerca de la zona donde se recogen y envían los productos. Etiquetalos también.

Presta atención a las estadísticas. Analiza cómo estás distribuyendo tus productos y cómo estás llevando a cabo tus acciones. Si por lo general envías o sacas a vender artículos juntos ¿por qué no los colocas también juntos en el almacén? Seguramente en los datos recolectados encontrarás pistas que te ayudarán a eficientar las ventas y tiempos en general.

Mantén tus racks selectivos y el almacén completo limpio y libre de estorbos o barreras de tráfico. Ya no apiles las cajas en cualquier sitio porque pueden ser un estorbo para el paso. Además, pueden ser un elemento de riesgo para cualquiera. Si utilizas máquinas para bajar tus cajas, éstas deberán tener suficiente espacio para moverse entre los racks selectivos.

Mantén a tu equipo de trabajo motivado y alienta la retroalimentación. Recuerda que el recurso humano es el más importante dentro de cualquier organización. Ellos tienen el poder de optimizar tus procesos, tu negocio. Su velocidad o dedicación en la ejecución de varios procesos de almacén puede mejorar o romper la línea de trabajo. Pregúntales incluso detalles sobre cómo mejorar las operaciones ya que pasan la mayor parte de sus horas de vigilia en el almacén. Pasan más tiempo con sus productos que con sus familias, probablemente, imagina lo mucho que conocen tu área de extremo cuidado. Permite que se expresen libremente. Quizás no te guste escuchar lo que tienen que decir, pero toma sus comentarios muy en serio y además, pregunta soluciones. Confía en ellos.

También no vayas a olvidar continuar documentando absolutamente todas las acciones que se lleven a cabo en este sitio. Puedes obtener un software de administración de almacenaje. Hay varias opciones y son muy sencillas de utilizar. Si lo tuyo es más tradicional, entonces hazlo con libretas y después pásalo a digital. Pero no vayas a dejar de lado este importante detalle de documentación. Así puedes dar seguimiento al inventario. Si tus productos son muchos y constantemente se encuentran en movimiento, probablemente quieras optar por un sistema digital. Te lo recomendamos altamente.

Por último, piensa siempre en cómo algunos cambios pueden afectar altamente la optimización de tu sistema de almacenaje. Mantente siempre con el ojo abierto para ver qué cambios pueden ser mejores. Pregunta. Comunícate con tu equipo. Pon en práctica nuestros consejos y verás que en cuestión de poco tiempo tendrás una mejor organización y administración de tus productos.

A lo largo de nuestros años de experiencia, hemos constatado que las estanterías deben adaptarse a los diferentes usos y necesidades de los clientes, así como a los tamaños de los almacenes, ya que no todos son iguales, por lo que resulta indispensable variar en la serie de tamaños, diseños y distribuciones que se pueden elaborar en el mundo del diseño interior de estanterías. Una de las discrepancias más comunes de los almacenes tiende a ser el tamaño, cada uno de ellos requiriendo diversas técnicas para el tamaño y el diseño que optimice los resultados, porque a final de cuentas el almacenamiento es uno de los pilares centrales de una operación logística exitosa, así como de ahorro de costos.
Por otra parte, cuando organizamos adecuadamente la mercancía en los racks industriales, también garantizamos que nuestras cosas no sufran daños, además de tener rápido acceso a ellas, reduciendo el tiempo que generalmente invertimos buscando un elemento específico, sin mencionar el espacio que gana.

PAUTAS PARA OPTIMIZAR MI BODEGA

Para empezar, es primordial conocer muy bien el espacio con que contamos en la bodega, así como los objetos que se almacenarán. Cuando nuestros centros de distribución se inclinan más hacia los espacios pequeños, o incluso si buscamos aprovechar al máximo las áreas de trabajo más reducidas, las siguientes estrategias les podrán ayudar a optimizar estos espacios limitados:

  1. CUANDO TENEMOS UN ESPACIO MÁS ESTRICTO

Los almacenes más grandes pueden tener la libertad de ser más flexibles con el uso de sus espacios, por lo que pueden dedicar más espacio a ciertas áreas e incluso tener espacio no utilizado, sin embargo, cuando hablamos de almacenes pequeños no tenemos esa opción. Al momento de organizar o remodelar nuestro almacén, lo ideal es asegurarnos de establecer límites duros para cada zona, con la finalidad de sacar el mayor provecho del espacio y así evitar que las operaciones necesarias se congestionen.

 

 

  1. PRESTEMOS ATENCIÓN AL PESO: OBJETOS PESADOS ABAJO Y LIVIANOS ARRIBA DE LOS RACKS

Nuestros objetos deberán estar clasificados en grandes, medianos y pequeños, porque así nos permitiremos organizar la mercancía de un modo más eficiente, aprovechando cada centímetro de espacio. Cuando este paso ha sido liberado, entonces será más sencillo tener a consideración el peso de los objetos, aunque siempre teniendo en cuenta que su peso no depende de tamaño, es decir, que aunque tengamos un objeto grande y liviano, lo ideal es colocarlo encima y no debajo, ya que la forma correcta de organizar una bodega es bajo el lema: objetos pesados abajo y livianos arriba.

  1. VERIFICAR LOS ELEMENTOS DE CARGA: RACKS PARA BODEGAS Y CONTENEDORES

Los productos siempre deberán disponerse sobre elementos normalizados que resistan la carga depositada sin deformarse y que permitan el almacenado seguro sobre las estanterías.

Toda estantería o contenedor en mal estado deberá ser inmediatamente señalizado como deficiente, para después ser reparado o reemplazado, según sea el caso.

Es importante considerar que las unidades de carga utilizadas no deben sobrepasar los límites perimetrales, altura y peso máximo establecidos en el diseño de la instalación.

  1. PRIORIZAR EL MOVIMIENTO DEL INVENTARIO

Cuando tenemos un almacén pequeño también tendremos menos espacio para el almacenamiento del inventario; la mejor manera de hacer frente a las exigencias es hacer del movimiento de inventario una prioridad máxima, centrándonos en sacar lo primero al principio y lo último al final de nuestros racks metálicos, porque aunque podría sonar obvio, en muchas ocasiones se pasa por alto y al final no se saca el máximo provecho a las estanterías.

 

 

  1. POR ÚLTIMO: ¡EL PODER DE LA CREATIVIDAD!

Si actualmente están enfrentando la dificultad de espacio para su operación, no solo contamos con la opción de trasladarnos a una ciudad más grande o hacer millonarias inversiones para un nuevo almacén; también existen formas creativas para ganar espacio adicional. Podemos considerar añadir un altillo, porque al construir un entre suelo también proporcionaremos espacio adicional para la preparación de pedidos, el embalaje, despejando zonas y redestinándolas. Otra buena opción es utilizar el espacio sobre las puertas del muelle, porque generalmente se trata de un espacio que no se utiliza y es aquel que se genera sobre la puerta de los distintos muelles.

Priorizando los parámetros de seguridad, muchas bodegas que tienen problemas de espacio han logrado optimizarlo bajo distintos parámetros como los que les hemos compartido, procurando siempre tener un margen de seguridad. No olvidemos realizar un inventario constantemente para saber con qué contamos y así darle un valor total a toda nuestra mercancía.

Para las empresas es importante facilitar los movimientos y disminuir los tiempos dentro de los centros de distribución, principalmente para ajustar los costos de operación, así como aumentar la productividad y las ventas. Esto depende en gran medida del equipo con el que las empresas cuentan (racks industriales), donde se encuentra el área de oportunidad para maximizar el potencial del área donde se pretende almacenar la mercancía y lograr el valor agregado en ahorros por rentas de espacios y aumentos de mercancías.

Una forma de reducir costos es a través de la planeación y adquisición de equipos que administren y distribuyan la forma de almacenar de una manera más útil, para esto existen los racks industriales en muchas y muy diferentes aplicaciones.

Existen muchas variables y dependiendo de éstas se hace un estudio para determinar el sistema que más se adecúe al problema que se tenga actualmente. Algunas de las condiciones que pueden ayudar a la toma de decisión para adquirir estos equipos es el considerar aumentar la seguridad de la empresa, eliminar los errores en el surtido de orden, consolidar con mayor eficiencia los pedidos de los clientes, minimizar los daños a productos, reducir los inventarios y optimizar los espacios.

La toma de decisión para adquirir el sistema de almacenaje más adecuado (racks) no debe verse como el simple hecho de comprar fierros o un activo más, sino como la posibilidad de adquirir la solución más adecuada y que contribuya a la optimización del proceso de almacenamiento y a incrementar la rentabilidad de toda la cadena de abastecimiento de la empresa.

La configuración de estas estanterías industriales se basa en unas escalas compuestas por dos puntales cada una y unidas entre sí por medio de una serie de perfiles dispuestos en horizontal y diagonal a modo de celosía atornillados a los puntales. Una vez se forman dichas escalas se unen a través de los largueros que soportarán los estantes donde se depositará la mercancía a almacenar.

Todos los componentes están fabricados en acero, ya sea pintado o pre galvanizado, y los estantes pueden ser de aglomerado, aglomerado con melanina o metálicos. Los estantes metálicos a su vez pueden estar configurados por varios paneles metálicos o por una sola balda metálica.

Dispone de 3 tipos diferentes de largueros, largueros Z, largueros Gran Milano y larguero MV, cada uno con sus diferentes modelos.

La principal ventaja que nos ofrece este rack frente a la estantería convencional para carga manual es su gran resistencia, pudiendo soportar cargas de hasta 1.400 Kg. por estante, dependiendo del tipo de larguero y sus medidas, al igual que del tipo de estante.

El montaje es sencillo y rápido y la instalación se ancla al suelo para su perfecta estabilidad. Los estantes son regulables en altura cada 25 mm.

Este tipo de estantería industrial dispone de varios accesorios como pueden ser la clavija de seguridad para evitar que los largueros se salgan de los puntales de manera accidental, los distanciadores de escalas para la perfecta alineación de las mismas en las instalaciones donde haya muchas y los travesaños que sirven para aumentar la soportación de carga por par de largueros.

La protección contra incendios de un almacén constituye todo un reto ya que, habitualmente, son edificios con una elevada carga de fuego. Además de la propia mercancía, contienen otros elementos que favorecen la propagación de las llamas, como plásticos, cartón o madera, entre otros. Para minimizar este riesgo, los almacenes deben contar con sistemas de prevención, de detección y extinción de las llamas.

Existen programas para calcular el tiempo que un rack industrial puede resistir al fuego antes de desplomarse. Este tiempo depende de muchos factores, entre ellos:

  • Carga de fuego.
  • Tipo de fuego.
  • Estructura existente.
  • Revestimiento de esa estructura.
  • Ubicación de la instalación (si hay humedad, flujos de aire…).

Las medidas de protección contra incendios que se pueden aplicar en un almacén están condicionadas por:

  • Normativas relativas a la materia.
  • Dimensiones del almacén.
  • Carga de fuego de la mercancía.
  • Ubicación del almacén respecto a otros edificios.
  • Exigencias de las compañías de seguros.
  • Interés de la propia empresa en proteger los productos almacenados.
  • Protección pasiva de las estructuras metálicas

A los racks de un almacén no se les exige ningún requisito de capacidad portante frente al fuego.

Sistemas de alarma y detección automática

La localización de un incendio en su fase inicial es primordial para minimizar sus daños. Hay dispositivos capaces de detectar el fuego a través de alguno de sus indicadores: presencia de humo, llamas o incremento de la temperatura.

Los detectores térmicos son útiles en edificios de hasta 6 m de altura y los detectores de radiación ultravioleta solo se emplean cuando el incendio sea susceptible de provocar llamas visibles en su fase inicial, como durante la combustión de líquidos inflamables.

Los detectores de humo, tanto ópticos como mediante aspiración, son los más utilizados en almacenes. En los edificios de hasta 12 m de altura, se instalan en el techo (donde se acumulan los gases de combustión) y se distribuyen de acuerdo con los requerimientos de la normativa.

Al producirse un incendio, los detectores ópticos de humo captan los cambios en la opacidad del aire debido a la presencia de humo. Es entonces cuando el sensor activa una alarma en el panel central de control, que está permanentemente monitorizado.

Por su parte, los detectores de humo mediante aspiración están formados por un solo sensor centralizado (normalmente de una sensibilidad muy alta) y una red de tuberías con orificios calibrados repartidas por el almacén (un orificio equivale a un sensor). A través de los orificios, el sistema recoge muestras de aire de la sala para analizarlas. Si existe un incendio, el equipo sensor lo detectará y accionará una alarma.

Algunas normas básicas de seguridad para almacenes son:

  • Disponer de buena iluminación y ventilación suficiente.
  • Tener salidas libres de obstáculos y claramente señalizadas.
  • Tener extintores señalizados y que sean fácilmente accesibles.
  • Evitar los cruces en el trayecto de las mercancías para evitar colisiones.
  • Una vía exclusiva para los desplazamientos de personas en el almacén. 
  • Conducir con prudencia.
  • Respetar los límites de la velocidad y las distancias de seguridad.
  • Llevar la carga equilibrada.
  • Tener buena visibilidad en todo momento.

 

Respetar estas normas básicas es trabajar en un almacén de mercancías con más seguridad. Aunque no hay una garantía de estar libre de incidencias, se pueden evitar muchas aplicaciones.

 

Las góndolas, cumplen una función muy importante dentro de las ventas y contribuyen un factor relevante en el precio. La distribución de los productos sigue una serie de criterios.

 

  • En el plano horizontal: los productos son organizados de acuerdo a su categoría y la necesidad de venta. De tal forma que aquellos que se necesiten vender primero o tengan alguna oferta especial, se colocan en los extremos de las baldas horizontales ya que son los lugares más vistosos
  • En el plano vertical: también influye en la venta el espacio en el que esté colocado el producto y el principal criterio para ello es la altura referente al cuerpo de una persona:
  • A la altura de la cabeza: Esta posición dificulta la visibilidad de una persona de tamaño promedio por lo que si estuviéramos hablando de un supermercado tendríamos que colocar en ella los productos básicos que compraría un cliente aunque no lo viera en un primer vistazo
  • Al nivel de los ojos: aquí están los productos que el cliente compra sin pensar, por impulso. Es la posición más codiciada y por tanto en la que se colocan los productos que hay necesidad de vender.
  • Al nivel de las manos: Aquí se colocan los productos que tiene mayor demanda o son indispensables ya que estos no necesitan estar en línea directa con el espacio visual para ser adquiridos
  • Baldas bajas: Este es el nivel en el que se colocan los productos que tienen mayor consumo. El cliente los comprará sin importar dónde estén colocados.
  • Al ras del suelo: en el suelo se colocan los artículos más pesados o con los envases más grandes. Este es, sin duda, es espacio menos favorable para la venta ya que no se encuentra en el espacio visual del comprador.

 

Los inventarios empresariales se mantienen sin cambios en enero, nos podemos estar enfrentando a una nueva caída de las ventas que a nuestro pesar puede aumentar el número de meses requeridos para agotar las existencias, lo que sugiere una reducción de inventarios en los primeros meses del año.

Muchas veces las dificultades de liquidez surgen por falta de planificación dentro del negocio, incluso en las épocas de ventas flojas, por lo que es importante poner en práctica una serie de estrategias para evitar que falte dinero en su empresa.

  • Recurra al descuento de facturas: Consiste en que una empresa le cede sus créditos(facturas) a una entidad bancaria o financiera y esta se va a encargar del cobro. A la empresa se le da un porcentaje del dinero de la factura que se debe cobrar, a cambio del pago de una tasa de interés o comisión. Cuando el cliente de la empresa le paga al banco, al empresario se le brinda el porcentaje restante.
  • Administre adecuadamente sus inventarios: Conozca bien sus inventariosy cuáles de ellos se venden más rápidamente y cuáles no. En teoría  funciona mejor un producto de alta rotación ya que se logran ventas más rápido. Por eso hay que pensar en generar estrategias para mantener el ritmo de ventas de los productos de alta rotación y para aumentar el ritmo de los productos que duran más en venderse, siempre buscando reducir algunos inventarios.
  • Cuente con un presupuesto: La planificaciónes la mejor forma de evitar problemas de liquidez. Establezca un presupuesto de las entradas y salidas de efectivo que proyecta tener que incluya una programación del capital de trabajo, de cuentas por cobrar, inventarios, cuentas por pagar, y obligaciones de corto plazo que tiene la empresa.
  • Perfeccione su sistema de cobro: ofrecer incentivos como descuentoscuando un cliente paga de manera anticipada (lo que se conoce como descuentos por pronto pago). También la empresa puede establecer sanciones o castigos cuando sucede lo contrario y el cliente se atrasa. Por ejemplo, cobrar intereses por mora. Otra alternativa para mejorar los cobros.

Primero, es importante asegurarse de que cualquier medio de almacenamiento en rack que elijas se ajuste al área donde será  instalado. Te recomendamos hacerte preguntas como: ¿Cuál es el espacio asignado para el almacenamiento y qué límites hay dentro del área? ¿Y qué producto contendrá?

 

También debes considerar:

  • Altura clara del edificio (espacio vertical utilizable debajo del techo)
  • Monto total de metros cuadrados
  • Colocación de la puerta del muelle

LA IMPORTANCIA DE CONOCER LOS TIPOS DE CARGA

  • Según su volumen: Con base en el volumen de la mercancía, es posible clasificarla en los siguientes tipos:
  • Cargas pequeñas.
  • Cargas medianas.
  • Cargas paletizadas.
  • Cargas grandes.
  • Cargas muy grandes.

 

  • Según su peso: Esta clasificación es sumamente sencilla, pues cuenta con cuatro tipos de cargas que se determinan según su rango de peso:
  • cargas ligeras (de 0 a 5 kilogramos);
  • cargas medias (de más de 5 y hasta 25 kilogramos);
  • cargas pesadas (de más de 25 y hasta una tonelada);
  • cargas muy pesadas (más de una tonelada).

 

  • Según el lote

 

  • Según el nivel de resistencia o fragilidad: En este caso, se pueden encontrar tres tipos de carga:
  • Ligera
  • Resistente
  • frágil.