Publicado por & archivado en blog.

El primer paso para entrar en un proyecto de esta magnitud e importancia es revisar las instalaciones actuales e identificar los errores y mejoras de los procesos correspondiente.

Algo muy útil para hacer esta revisión es revisar al sistema mediante sus subsistemas; es decir, entender las entradas, salidas y cuellos de botellas y como se relacionan con otras partes del proceso o departamentos. Es algo así como ver la red de interacciones e identificar donde es que esas interacciones no funcionan de la mejor manera.

Posteriormente es de vital importancia entender y descubrir la tecnología que nos puede ayudar a resolver los errores, retrasos o cuellos de botella. Para ello, siempre es necesaria la participación de expertos que conozcan las recientes innovaciones y sean capaces de elegir aquellas que realmente ayuden a conseguir los objetivos de la empresa.

Una vez que existe un diagnóstico y entendimiento de la realidad de la empresa y se han acordado metas realistas y el nivel de inversión requerido, el proveedor de la solución logística será capaz de ofrecer una solución integral que se adapte y atienda a la situación específica de cada empresa.

Esta tecnología deberá ser integrada no sólo en relación de los equipos, sino también en el contexto de las mercancías, los espacios y objetivos deseados.