Posted by & filed under blog.

Las estanterías industriales y los sistemas de almacenamiento industrial son estructuras que tienen como objetivo el soportar grandes cargas en altura dentro de entornos en donde trabajan muchas personas. Por ello, es fundamental que se vele siempre por la seguridad de las estanterías. Estos elementos tienen piezas portantes, por lo general se tratan de perfiles de pared estrecha y con perforados en toda la altura.

Por la naturaleza de su uso están sometidas de manera constante a las maniobras de carga y descarga realizadas con los equipos pesados, como las carretillas y los montacargas. Estas maniobras pueden provocar deterioros en los elementos críticos de la estantería, por lo que su nivel de capacidad de carga se ve reducido con el paso del tiempo si no se les da el mantenimiento correspondiente.

A pesar de eso, hay muchas empresas y responsables logísticos que no dan importancia a la seguridad de las estanterías. Por ello, a continuación, les mencionaremos las claves y percepciones erróneas de seguridad más importantes para contar con racks metálicos en excelentes condiciones y que sean totalmente seguras.

 

NO EXISTE UNA REGULACIÓN NI NORMAS DE SEGURIDAD PARA LAS ESTANTERÍAS

Esta es una idea errónea que muchas empresas creen. Pero lo cierto es que sí existen normas y disposiciones legales para regular el uso, distribución y seguridad de las estanterías y los sistemas de almacenaje. De acuerdo con cada país las normas de seguridad varían, así como otros factores que no deben pasar por alto. En México las regulaciones de seguridad se establecen en las diferentes Normas Oficiales Mexicanas (NOM), establecidas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), sobre seguridad industrial y manejo y almacenamiento de productos.

 

LA INSPECCIÓN DE LAS ESTANTERÍAS NO ES OBLIGATORIA

Ésta es otra de las percepciones erróneas que tienen muchos responsables logísticos de los almacenes. Pero todas las estanterías deben recibir inspecciones periódicas por parte de personal competente que certifique la seguridad de los racks por escrito. Además, los encargados de los almacenes deben guardar los registros escritos, ya que pueden ser requeridos por alguna autoridad laboral pública o privada en caso de una auditoría de seguridad.

De manera general se recomienda tres tipos de inspecciones: las visuales realizadas diariamente por el personal operativo de la empresa para detectar cualquier tipo de daño visible, como una malformación o un golpe; la segunda es una inspección mensual realizada por el encargado del almacén en donde se realiza una revisión minuciosa para identificar cualquier daño en las estanterías que requiere mantenimiento preventivo o correctivo; y por último una inspección anual realizada por un especialista externo que cuente con las licencias para certificar la seguridad de los racks y ofrecerles el mantenimiento y reparaciones necesaria de las estanterías que han sufrido algún daño.

LA RESPONSABILIDAD DE LA OPERACIÓN Y EL USO DE LAS ESTANTERÍAS ES SÓLO DEL SUPERVISOR

Si bien, los supervisores son los encargados de la seguridad y que las operaciones se lleven a cabo bajo las normativas vigentes; tanto los empresarios como los operadores también son responsables del uso de los almacenes, ya sea a nivel operativo o de seguridad. Todos tienen total responsabilidad sobre la seguridad de los trabajadores y personal que circule en el almacén.

Las NOM establecen las obligaciones de los empresarios y todo el personal e indican que deben velar activamente por un correcto mantenimiento del equipo, para eliminar o reducir al máximo los riesgos para los trabajadores y para capacitar y formar a los operadores sobre los riesgos en el uso de los equipos de trabajo y las estanterías industriales.

 

LAS ESTANTERÍAS ESTÁN DISEÑADAS PARA NO CAERSE

Si bien, las estanterías tienen un diseño especial para evitar colapsen sobre si, en caso de algún impacto que dañe determinados perfiles, puede sucumbir por el mismo peso que cargan. Es decir, sí se pueden caer, ya que llegan a cargar decenas o cientos de toneladas en mercancías. Con el uso normal de las estanterías y los sistemas de almacenaje, en general llegan a ser golpeados por los equipos de manutención y las unidades de carga, lo que reduce la resistencia de los racks y aumentan el riesgo de las personas que trabajan directamente con los centros de almacenamiento.

Incidentes menores, como son las caídas de unidades de carga o los pallets, se suelen producir a diario y en la mayoría de los casos son incidentes menores; sin embargo, también pueden existen casos muy graves, como que los almacenes llegan a colapsar por completo. Para reducir el riesgo, las inspecciones son fundamentales, ya que permiten identificar que perfiles han sufrido un mayor desgaste.