Posted by & filed under blog.

A lo largo de nuestros años de experiencia, hemos constatado que las estanterías deben adaptarse a los diferentes usos y necesidades de los clientes, así como a los tamaños de los almacenes, ya que no todos son iguales, por lo que resulta indispensable variar en la serie de tamaños, diseños y distribuciones que se pueden elaborar en el mundo del diseño interior de estanterías. Una de las discrepancias más comunes de los almacenes tiende a ser el tamaño, cada uno de ellos requiriendo diversas técnicas para el tamaño y el diseño que optimice los resultados, porque a final de cuentas el almacenamiento es uno de los pilares centrales de una operación logística exitosa, así como de ahorro de costos.
Por otra parte, cuando organizamos adecuadamente la mercancía en los racks industriales, también garantizamos que nuestras cosas no sufran daños, además de tener rápido acceso a ellas, reduciendo el tiempo que generalmente invertimos buscando un elemento específico, sin mencionar el espacio que gana.

PAUTAS PARA OPTIMIZAR MI BODEGA

Para empezar, es primordial conocer muy bien el espacio con que contamos en la bodega, así como los objetos que se almacenarán. Cuando nuestros centros de distribución se inclinan más hacia los espacios pequeños, o incluso si buscamos aprovechar al máximo las áreas de trabajo más reducidas, las siguientes estrategias les podrán ayudar a optimizar estos espacios limitados:

  1. CUANDO TENEMOS UN ESPACIO MÁS ESTRICTO

Los almacenes más grandes pueden tener la libertad de ser más flexibles con el uso de sus espacios, por lo que pueden dedicar más espacio a ciertas áreas e incluso tener espacio no utilizado, sin embargo, cuando hablamos de almacenes pequeños no tenemos esa opción. Al momento de organizar o remodelar nuestro almacén, lo ideal es asegurarnos de establecer límites duros para cada zona, con la finalidad de sacar el mayor provecho del espacio y así evitar que las operaciones necesarias se congestionen.

 

 

  1. PRESTEMOS ATENCIÓN AL PESO: OBJETOS PESADOS ABAJO Y LIVIANOS ARRIBA DE LOS RACKS

Nuestros objetos deberán estar clasificados en grandes, medianos y pequeños, porque así nos permitiremos organizar la mercancía de un modo más eficiente, aprovechando cada centímetro de espacio. Cuando este paso ha sido liberado, entonces será más sencillo tener a consideración el peso de los objetos, aunque siempre teniendo en cuenta que su peso no depende de tamaño, es decir, que aunque tengamos un objeto grande y liviano, lo ideal es colocarlo encima y no debajo, ya que la forma correcta de organizar una bodega es bajo el lema: objetos pesados abajo y livianos arriba.

  1. VERIFICAR LOS ELEMENTOS DE CARGA: RACKS PARA BODEGAS Y CONTENEDORES

Los productos siempre deberán disponerse sobre elementos normalizados que resistan la carga depositada sin deformarse y que permitan el almacenado seguro sobre las estanterías.

Toda estantería o contenedor en mal estado deberá ser inmediatamente señalizado como deficiente, para después ser reparado o reemplazado, según sea el caso.

Es importante considerar que las unidades de carga utilizadas no deben sobrepasar los límites perimetrales, altura y peso máximo establecidos en el diseño de la instalación.

  1. PRIORIZAR EL MOVIMIENTO DEL INVENTARIO

Cuando tenemos un almacén pequeño también tendremos menos espacio para el almacenamiento del inventario; la mejor manera de hacer frente a las exigencias es hacer del movimiento de inventario una prioridad máxima, centrándonos en sacar lo primero al principio y lo último al final de nuestros racks metálicos, porque aunque podría sonar obvio, en muchas ocasiones se pasa por alto y al final no se saca el máximo provecho a las estanterías.

 

 

  1. POR ÚLTIMO: ¡EL PODER DE LA CREATIVIDAD!

Si actualmente están enfrentando la dificultad de espacio para su operación, no solo contamos con la opción de trasladarnos a una ciudad más grande o hacer millonarias inversiones para un nuevo almacén; también existen formas creativas para ganar espacio adicional. Podemos considerar añadir un altillo, porque al construir un entre suelo también proporcionaremos espacio adicional para la preparación de pedidos, el embalaje, despejando zonas y redestinándolas. Otra buena opción es utilizar el espacio sobre las puertas del muelle, porque generalmente se trata de un espacio que no se utiliza y es aquel que se genera sobre la puerta de los distintos muelles.

Priorizando los parámetros de seguridad, muchas bodegas que tienen problemas de espacio han logrado optimizarlo bajo distintos parámetros como los que les hemos compartido, procurando siempre tener un margen de seguridad. No olvidemos realizar un inventario constantemente para saber con qué contamos y así darle un valor total a toda nuestra mercancía.